Crema de hinojo, zanahoria y naranja

Ésta es una de mis recetas predilectas porque, además de su sencillez (en 20 minutos está lista), tiene un juego de sabores que no deja indiferente.

El hinojo lo descubrí hace poco más de dos años cuando en un restaurante me lo pusieron asado y aquello se convirtió en un amor a primero bocado. El aroma anisado que tiene, además de sus propiedades anti cancerígenas, lo han convertido en un “must” de mi nevera semanalmente.

Lo podéis encontrar en las fruterías y supermercados, en ALDI lo tienen siempre (ALDI ES DIOS) así que no hay excusa para preparar esta receta 😀

IMG_6464.JPG

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 hinojo.
  • 4 zanahorias gorditas.
  • 2 dientes de ajo.
  • 2 naranjas de zumo.
  • AOVE.
  • 2 vasos de agua.
  • Sal.

Preparación:

Lo primero que hacemos es quitarle las hojitas al hinojo y las reservamos. Exprimimos las dos naranjas y también reservamos el zumo.

IMG_6469.JPG

Ahora pelamos y aplastamos un poco con un cuchillo los dos dientes de ajo y los doramos con una cucharada de aceite de oliva un par de minutos (que no se quemen o se jode todo el plato), a continuación añadimos el hinojo y las zanahorias (peladas) todo cortado en trocitos. Añadimos la sal y los rehogamos un par de minutos a fuego alto. Añadimos los dos vasos de agua y dejamos cocinar tapado durante 20 minutos a fuego medio, si se queda sin agua añadid un poquito.

IMG_6473.JPG

Por último añadimos las hojas del hinojo que habíamos reservado y el zumo de las dos naranjas. Trituramos hasta que quede una crema finita. Si hace falta lo podéis pasar por el chino (yo las cremas las hago en la batidora de vaso y me quedan de lujo) y si se quedase muy espesa le podéis poner un poquito de agua y rectificáis la sal.

Y ya está, una crema más allá del típico puré de calabacín (sin desmerecerlo por supuesto).

 

Que tengáis un buen fin de semana ❤

Canelones de berenjena

Hoy vengo con una de esas recetas que visualmente parecen ultra complejas pero que una vez conoces la elaboración quieres prepararla inmediatamente.

Lo que vamos a hacer es sustituir la pasta que normalmente utilizaríamos para los canelones por berenjena en láminas, con esto conseguiremos, además de un plato diferente a lo habitual, darle un rollo un poquito más sano.

Como esta receta es rápida y facilita no me quiero extender mucho, así que vamos al lío.

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 berenjenas.
  • 4 champiñones.
  • 1 puerro.
  • 1 zanahoria.
  • 200g de espinacas.
  • Medio vaso de leche de soja sin azúcares añadidos (la de Mercadona es ideal)
  • 1 cucharada de harina.
  • 1 cucharada de margarina.
  • Sal.
  • Nuez moscada.
  • Un bote de la salsa de tomate cuya receta puse el otro día 🙂 Salsa de tomate “para todo” (en su defecto podéis usar un bote de salsa de tomate comprada pero nunca será igual).
  • AOVE.

Preparación:

Primero cortamos en  rebanadas a lo largo la berenjena (con un pelador sale fenomenal).

Preparamos el relleno en una sartén. Pochamos con un poco de aceite de oliva la cebolla y el puerro picado, añadimos un poco de sal y cuando esté clarito el sofrito añadimos el champiñón y la zanahoria también picados. Lo último que añadimos son las espinacas porque si las cocinamos demasiado pierden los nutrientes. Dejamos hacer 5 minutos más.

Con el relleno ya hecho preparamos la bechamel: ponemos en un cazo a fuego alto la cucharada de margarina y cuando derrita añadimos la harina, removemos con fuerza hasta que se hagan “bolitas” y en ese momento añadimos poco a poco la leche de soja que habremos calentado previamente, seguimos removiendo hasta que se haga una bechamel ligera.

Preparamos una fuente para horno y echamos en el fondo la salsa de tomate. Cogemos las tiras de berenjena y ponemos encima, una a una, una cucharadita del relleno que hemos preparado y otra de bechamel, enrollamos como un canelón y vamos colocándolas en la fuente sobre la salsa.

Una vez tengamos todas las tiras de berenjena listas en la fuente, le ponemos por encima una cucharadita de aceite de oliva bien repartido y dejamos en el horno 25 minutos a 200•.

¡Buen provecho! ❤

 

Chili vegano con quinoa

Creo que una de las cosas que más me gustan en este mundo es la comida mexicana. Bueno creo no, mataría por unos tacos con nopales ahora mismo.

Como sabréis, la gastronomía mexicana está llena de productos de origen animal, así que toca experimentar y buscarse inventos para no tener que renunciar a ella.

La receta de hoy es, como viene siendo habitual hasta ahora, fácil, rápida y sana, ya que incluye fuentes de proteína vegetal como las alubias y uno de los super alimentos de moda: la quinoa. Os lo prometo, el día que descubráis la quinoa ya no podréis vivir sin ella, además de ser super versátil sus aportes nutricionales son de 10.

Esta receta es una adaptación del chili que originalmente se hace con carne picada y de la crema agria que es un derivado lácteo. Las especias que yo utilizo son un poco difíciles de conseguir salvo en tiendas que importen productos mexicanos, así que la he adaptado para que podáis conseguirlas en cualquier parte y el sabor varía poco, muy poco 😉

Ingredientes para 4 personas:

  • Un bote de judías rojas cocidas (si pueden ser ecológicas mejor, no queremos GMO en nuestras vidas, no, no).
  • 100g de quinoa.
  • 1 cebolla.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 bote de maíz dulce (de los pequeños)
  • 2 cucharaditas de concentrado de tomate o un tomate natural pelado.
  • 1 cucharadita de pimentón picante.
  • Pimienta negra.
  • 1 cucharadita de AOVE.
  • 1/2 cucharadita de cominos en polvo.
  • 2 cayenas secas (si no os gusta el picante esto lo podéis omitir).
  • Cilantro (fresco siempre mejor).
  • 3 tazas de gua.

 

Ingredientes para la crema agria:

  • 200g de anacardos.
  • El zumo de 1 limón.
  • 1 cucharadita de levadura de cerveza (en Mercadona la tenéis).
  • Sal.
  • 1/2 taza de agua.

Preparación:

Lo primero que hacemos es poner la quinoa a cocer hasta que se hinche, las proporciones de la quinoa son las mismas que las del arroz: por cada medida de quinoa, el doble de agua.

Mientras se cuece la quinoa picamos en trozos pequeños la cebolla, el ajo y la cayena.

 

Ponemos a calentar una cucharada de aceite de oliva en una cazuela o sartén y añadimos la cebolla, el ajo y la cayena. Lo dejamos durante 5 minutos y añadimos la quinoa que ya estará cocinada y las especias (también el cilantro que si es fresco, picado).

Rehogamos todo junto durante 2 minutos más.

 

 

Ahora añadimos las judías, el maíz y el concentrado de tomate (si es tomate natural lo echamos troceado), mezclamos todo bien y añadimos el agua. Ahora sólo tenemos que dejarlo tapado a fuego medio unos 15 minutos y la magia se hará sola 🙂

IMG_6371

La preparación de la crema agria es tan simple como mezclar todos los ingredientes en la batidora hasta que quede cremosa y dejar enfriar.

Podéis comer este chili solo, como relleno de tacos, fajitas o sobre unos totopos con guacamole pero por favor, siempre acompañados de unos buenos chiles ❤

 

 

 

❤ Nutella vegana ❤

Yo no soy muy dulce (en ninguno de los sentidos) pero he de reconocer que una de las cosas más difíciles de conseguir fuera de casa cuando eres vegano es la repostería.

De esta forma me surgió la idea una vez más de hacer por mí misma las cosas que no podía comprar en el supermercado, así que cree mi propia “nutella” libre de ingredientes de origen animal.

Es tan fácil que la vais a querer hacer ahora mismo y creedme, podríais.

Ingredientes:

  • 300 g de avellanas crudas o tostadas (pero sin sal).
  • 200 g de cacao en polvo (a poder ser desgrasado para que sea tope healthy).
  • 1/2 de agua.
  • Un chorrito de Stevia (o en su defecto de edulcorante o en su super defecto una cucharada de azúcar moreno o ya si es vida o muerte de azúcar blanco).

Preparación:

Más fácil, imposible. Solo tenemos que poner todos lo ingredientes en la picadora o en el vaso de la batidora y batir hasta que se haga una crema. Si queda demasiado espesa añadimos poco a poco agua. Si la queréis más dulce añadid stevia o azúcar poquito a poco para poder ir midiendo el dulzor.

Os recomiendo conservarla en un tarro de cristal (un bote de nutella o nocilla ya gastado) por ejemplo y meterla al frigo ya que no se endurece como las industriales y así aguanta más.

🙂

Salsa de tomate “para todo”

tumblr_o16dplO9yH1qg2tzfo1_500

Los que me conocéis ya sabréis que soy una gran defensora del DIY (do it yourself) culinario a más no poder. ¿Por qué comprar algo hecho si puedes cocinarlo tú mismo? Ahorraremos en dinero y lo más importante, en salud.

Os propongo una cosa: id a la nevera o a la despensa y coged un bote de salsa de tomate o tomate frito. Me apuesto una cena con vosotros que hasta ese bote de tomate (¿)casero(?) de marca Hacendado u Orlando tiene tanto azúcar como una palmera de chocolate. Sin contar con los conservantes y estabilizadores (caca de la vaca).

Así que en un ratito que tengáis libre podéis dejar preparada salsa de tomate casera y natural, se tarda media hora y, además, podéis conservarla al vacío como hacían nuestras abuelas y así tener salsa de tomate durante meses para usar en mis recetas 😉

Ingredientes:

  • 2 kilos de tomates maduros o en su defecto unas latas de tomates pelados.
  • 1 cebolla grande.
  • 3 dientes de ajo.
  • 3 cucharadas soperas de AOVE.
  • Sal.
  • Especias al gusto (albahaca, orégano, romero…).

Preparación:

Empezamos escaldando los tomates. Ya sabéis que escaldar es sumergir en agua hirviendo los tomates unos 30 segundos e inmediatamente después meterlos en agua fría para que no se sigan cociendo. Ahora la piel saldrá muy fácilmente así que los pelamos y los cortamos en trocitos. Cortamos también el ajo y la cebolla en trozos muy pequeños.

IMG_5959_thumb

 

Ponemos ahora el aceite de oliva en la cazuela y cuando empiece a calentarse ponemos la cebolla y el ajo, añadimos sal (al gusto pero sin pasarse) y dejamos unos 1o minutos hasta que la cebolla torne transparente. Es el momento de añadir el tomate. Lo dejaremos unos 20 minutos más y lo iremos triturando y moviendo con una paleta de madera hasta que se deshaga del todo y quede una salsa homogénea. En el último momento añadimos las especias, las que más os gusten, secas o frescas.

 

basic marinara sauce

Para hacer conserva sólo hay que tener un bote de cristal (podéis reutilizar los de la mermelada por ejemplo) y cocerlo unos 5 minutos en agua hirviendo. Rellenamos el bote bien hasta arriba y tapado lo coceremos unos 20 minutos. Después dejaremos enfriar boca abajo. Y ya está, puedes utilizar esta salsa de tomate cada vez que la necesites y no requiere frío para conservarla.

Espero que os sea útil ❤

Gnocchis con boloñesa vegana y verduras asadas

Después de muchas peticiones vía redes sociales aquí llega mi segundo y (espero) último intento de blog de recetas veganas.

Desde que me hice vegana mi mayor objetivo ha sido concienciar a la gente de que se puede ser vegano y comer más que ensaladas (leyenda urbana donde las haya).

Tengo muchos camaradas militantes del veganismo que deciden mostrar imágenes de maltrato y explotación animal para concienciar al mundo pero, personalmente, creo que la mejor forma de conquistar a la gente es a través del estómago, así que qué mejor manera de conquistaros que compartiendo mis recetas para que vosotros también podáis llenar vuestras mesas de platos deliciosos que nunca tuvieron madre 😉

 

Esta receta no tiene gran misterio, es rápida y fácil de preparar y quedas como un Vegan Master Chef si tienes invitados a casa, así que al lío.

Ingredientes para dos personas:

  • Gnocchis (más adelante pondré la receta de cómo hacerlos en casa pero si no podéis comprarlos hechos, eso sí, cuidado que algunos contienen lactosa o suero de leche).
  • 1 pimiento rojo.
  • 1 pimiento verde.
  • 1 cebolleta.
  • 1/2 limón
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 2 dientes de ajo
  • Un puñado de perejil (fresco mejor, si no seco).
  • AOVE.
  • Una pizca de sal.

Para la boloñesa:

  • Un paquete de algún picado vegetal (yo suelo utilizar el de Sojasun que venden en Alcampo).
  • 4 tomates.
  • 2 dientes de ajo.
  • Media cebolla.

 

Preparación:

Mientas preparamos la boloñesa vamos a poner los pimientos y la cebolleta (no la cebolla) cortados en trozos no muy pequeños y le echamos una cucharada de AOVE por encima. En el vaso de la batidora trituramos los dos dientes de ajo, el perejil, el zumo de medio limón, el vino blanco, una cucharada de aceite y la sal. El caldito que surge lo vertemos sobre las verduras homogéneamente y lo metemos al horno durante 20 minutos a 200º.

 

Así que mientras se hacen las verduras en el horno nos ponemos con la boloñesa: picamos la cebolla y los ajos en brunoise y los ponemos a fuego medio en una sartén con un poquito de AOVE y sal hasta que veamos que la cebolla clarea, en este momento añadimos los tomates troceados y pelados y dejamos hacer tapado unos 20 minutos (casi lo mismo que tarda la  verdura que tenemos en el horno) hasta que no quede nada del líquido que sueltan los tomates. Cuando lo tengamos listo añadimos la cantidad de picado vegetal que queramos (yo utilicé medio paquete) y lo cocinamos con la salsa de tomate unos 5 minutos.

 

SOJASUN_15.jpg
Picado vegetal a base de soja

Sacamos las verduras del horno y dejamos que enfríen un poquito, así mientras hervimos los gnocchis si es que no son caseros y los escurrimos.

Mezclamos la boloñesa con las verduras asadas y le añadimos también el juguito que han soltado en el horno (yo me lo bebería a morro), emplatamos los gnocchis y servimos con la salsa por encima. Y ya está, así de fácil y así de rico.

Recordad que ningún animal ha sufrido daños ni ha muerto para la realización de este plato 🙂

Mañana más y mejor❤ ¡Bueno provecho!

IMG_4625